La Iglesia no tiene autoridad moral.

El representante de la organización “Somos Gay”, Simón Cazal, expresó que los representantes de la iglesia católica no tienen autoridad para hablar sobre el carácter moral de la familia.