“La familia es la gran riqueza social que otras instituciones no pueden sustituir”

En su segundo día de visita en Ecuador, el papa Francisco celebró una multitudinaria misa ante más de 1 millón de fieles en el parque Los Samanes, en la ciudad Portuaria de Guayaquil. En medio de los cánticos y oraciones, decenas de miles de personas hicieron vigilia desde la noche del domingo para tener un lugar de privilegio en la tan esperada ceremonia que encabeza el Sumo Pontífice.

Cuando tomó la palabra, Francisco se ocupó de resaltar la importancia de la familia. “En la familia se aprende a pedir permiso sin avasallar. A decir gracias como expresión de una sentida valoración de lo que sentimos. A dominar la agresividad y a pedir perdón cuando hacemos algún daño. Porque en todas las familias hay peleas, pero hay que pedir perdón. Los gestos de sincera cortesía ayudan a construir una cultura de respeto a los que nos rodea”, afirmó.

El Papa explicó que la familia también forma una pequeña iglesia, “la iglesia doméstica”. Y, según afirmó, “encausa la ternura y la misericordia. En la Familia, los milagros se hacen con lo que hay, con lo que se tiene a mano. No es lo que soñamos, ni lo que debería ser”.

Así, recordó que este año se celebrará el sínodo ordinario dedicado a la familia. “Vamos a encontrar soluciones y ayudas concretas a las muchas dificultades y desafíos que la familia debe afrontar”.

Durante la misa, reveló una anécdota familiar: “Una vez a mi mamá le preguntaron a cuál de sus 5 hijos quería más y ella dijo: ?Como lo dedos, si me pinchan uno, me duele lo mismo que si me pinchan el otro”. Y acotó: “Una madre quiere a los hijos como son y los hermanos se quieren como son”.

“La institución familiar es la base y la que aporta el bien común de todos”, aseguró.