“La empresa dueña de las 5.700 hectareas estaba en quiebra e inhibida” – Raul Ayala, sindico general.

El síndico general de quiebras, Raúl Ayala, señaló que un proceso de quiebra y endeudamiento con otros acreedores por parte de la firma San Agustín y su fallecido titular inhibió el cobro de la expropiación de tierras, específicamente las vinculadas hoy con un “pacto” libero oviedista. Añadió que notificaron a los bancos que no se permita el cobro de 46.000 millones de guaranies, pero seguirán con el procedimiento para dilucidar las acciones.