Juez admite que solo se limitó a llamar la atención.

El juez Alberto Sosa, a cuyo cargo estuvo el careo entre los representantes de Moria Casán, la fiscalía y la parte afectada en el supuesto hurto de joyas que se atribuye a la ex vedette, reconoció que solo se limitó a llamar la atención en varias oportunidades al manager de la artista argentina, Luciano Garbellano.

Este profería ataques verbales a la agente Celeste Campos Ross durante la audiencia.