Hoy se cumplen 26 años de aquella emotiva visita de Juan Pablo II, hoy Santo a Paraguay

Un 16 de mayo de 1988, hace 26 años, se inició la histórica visita del papa Juan Pablo II a Paraguay. Era uno de los mayores acontecimientos que se producían en este país y desde los días previos el ambiente estaba marcado por las tensiones entre la Iglesia y la dictadura stronista.

El gobierno del Gral. Alfredo Stroessner temía que la presencia del Papa Viajero influyera en la multitud y desembocara en la caída de un régimen que hacía más de 3 décadas manejaba de manera férrea los hilos del poder.

Según analistas políticos, su presencia influyó en la posterior caída de la dictadura al año siguiente.

Los tres días de la visita fueron históricos por las memorables jornadas protagonizadas por el sucesor de Pedro.

La primera noticia del arribo al país de Juan Pablo II se dio a conocer el 8 de diciembre de 1987, en la ciudad de Caacupé, por parte de los obispos, que explicaban a la feligresía de lo que ello representaba y el júbilo que inmediatamente había despertado.