Hace 457 años se realizaba en Asunción la primera elección con voto secreto que haya tenido lugar en suelo americano

El primero y más comentado de ellos es la elección en cabildo abierto o junta de vecinos, aplicado en virtud de una Real Provisión del 12 de septiembre de 1537, suscrita por la Reina – Gobernadora, doña Isabel, que facultaba a los conquistadores del Paraguay y del Río de la Plata a elegir Gobernador y Capital General en determinadas condiciones.

Aun cuando no fue aplicada de inmediato, por no darse las condiciones en ella previstas, la referida disposición sería ratificada dos años más tarde.

La nueva Real Provisión, del 18 de octubre de 1539, dirigida a las autoridades del Río de la Plata, estaba suscrita por el Rey Carlos V.

El segundo, muy poco divulgado, casi desconocido en la historia paraguaya, es el caso del ejercicio de la función gubernativa por el Cabildo de Asunción en pleno, en corporación, hecho que se produce, cuanto menos, cuatro veces en el siglo XVII.

Así, en época de la Colonia se tuvieron las primeras experiencias relativas a la voluntad popular expresada a través del sufragio. En efecto, la Cédula Real del 12 de septiembre de 1537, establecía: “…Los pobladores de estas comarcas, en reunión popular, habiendo primeramente jurado elegir persona cual convenga a nuestro servicio y bien de la dicha tierra, debían elegir, en nuestro nombre Gobernador y Capitán General de aquella provincia la persona que según Dios y sus conciencias pareciese más conveniente para dicho cargo y el que así eligiesen todos en conformidad, o la mayor parte de ellos….”

En 1558 se da cumplimiento a todas las formalidades de la Cédula Real de 1537. Fallece el Gobernador Gonzalo de Mendoza, sin dejar sustituto legal, y el vecindario de Asunción es convocado a Junta General o Cabildo Abierto, que se celebra el 25 de julio. Previo juramento, los vecinos votan en cédulas escritas que se depositan en un cántaro, y el Obispo, fray Pedro Fernández de la Torre, que preside el acto, practica el escrutinio. Por mayoría de sufragio e invocando expresamente la Real Cédula de 1537, se proclama electo Gobernador y Capitán General a Francisco Ortiz de Vergara, que ejerce el mando hasta 1564.