Había un acuerdo.

La abogada Laura Pangrazio, imputada por supuesta extorsión a la empresaria Maris Llorens, aseguró que la sucesión de la familia había sido acordada por las partes en litigio, y por lo tanto, todos los documentos eran de público conocimiento.