Fue un acto de represalia.

César Rojas, propietario de la emisora, indicó que no hubo daños de gran importancia tras la explosión. Indicó además que los atacantes se identificaron como miembros del EPP y actuaron en represalia por la difusión de materiales distribuidos por el Ministerio del Interior, referentes a recompensas por su captura.