“Es la Patria primero, después mi negocio” Papa Francisco

El papa Francisco se reunió con representantes de unas 1.600 organizaciones de la sociedad civil, en el estadio León Condou. Durante el encuentro, el Santo Padre respondió a las inquietudes de los participantes.

En primer lugar, el Santo Padre habló de la fortaleza y la importancia de la juventud paraguaya en la búsqueda de un país mejor. “Me gustó escuchar en la boca de un joven la preocupación por hacer que una sociedad sea un ámbito de justicia paz y dignidad. Me da tristeza ver un joven jubilado. Es bueno que los jóvenes vayan intuyendo que la verdadera felicidad pasa por la lucha de un país fraterno y es bueno que ustedes los jóvenes que diferencien que felicidad y placer no son sinónimos. La felicidad construye y sólida, edifica”.

Seguidamente, el papa incluyó una comparación deportiva. “A jugársela por algo, por alguien, esa es la vocación de la juventud, y no tengan miedo de dejar todo en la cancha, ¡jueguen limpio, jueguen con todo!, no tengan miedo de entregar todo de sí, no busquen el arreglo previo para evitar el cansancio, la lucha, no coimeen al réferi”.

En otro momento, instó al Gobierno y a la clase empresarial a desarrollar un modelo económico “con rostro humano”, donde los más pobres sean alcanzados por la distribución de la riqueza de un país. “En esto, la adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin rostro”, resaltó en su discurso. En ese contexto, pidió a los empresarios “no sacrificar humanos en el altar del dinero y la rentabilidad”.

Además, el papa Francisco lanzó un duro mensaje en donde pidió que el diálogo entre los diferentes actores de la sociedad sea a través de un consenso honesto entre todas las partes. “El diálogo no es fácil. Está el diálogo teatro, es decir, ?juguemos al diálogo’, ?juguemos entre nosotros dos’. El diálogo debe ser sobre la mesa, debe ser claro. Si no decís lo que pensás, no te comprometés, conversando, el diálogo no sirve, es una pinturita”, dijo.

“Es la patria primero, después mi negocio. Si yo voy a dialogar sin esa identidad, el diálogo no sirve”, agregó.

“No le tengan miedo al conflicto, háblenlo, busquen el camino, amen a su patria, a sus conciudadanos y por sobretodo, amen a sus pobres. Serán ejemplo en el mundo de que otro modelo productivo es posible”, aseguró.

“Y pido a la virgen de Caacupé, nuestra madre, que los cuiden y protejan. Que Dios los bendiga y recen por mí”, finalizó.