El pequeño Lucas tendrá que esperar un nuevo donante de riñón.

Una infección bronco-pulmonar impidió que se practique el transplante de riñón a Lucas Lugo, el niño de 15 años que ayer debió someterse a la cirugía en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social. “Se tenía un riñón que reunía las condiciones ideales pero tuvo que ser desestimado con lo cual Lucas tendrá que esperar un nuevo donante”, informó el doctor Darío Cuevas, jefe de Transplante del IPS.