Durante la misa central de Caacupé piden por Edelio Morínigo y el cese de asesinatos

Antes del inicio de hoy de la misa central en la basílica de Caacupé, monseñor Claudio Giménez adelantó parte de un comunicado de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) en que las autoridades locales de la Iglesia Católica hacen referencia a dos atentados perpetrados en menos de una semana en San Pedro y Amambay, donde fallecieron cinco policías.

Los obispos expresaron su “condolencia, solidaridad y cercanía espiritual con los familiares y camaradas fallecidos”. Igualmente, “elevan una oración para que el Señor los reciba en su gloria y pide consuelo para sus seres queridos”.

Ya al término de la celebración religiosa se procedió a la lectura completa del texto, en el cual “la Iglesia condena la violencia, el ensañamiento y la irracionalidad demostrados por los autores de estos asesinatos”. Seguidamente, hizo un llamado firme: “¡Basta de violencia y de odio! ¡Cesen de matar a sus hermanos!”.

La CEP lamentó el derramamiento de sangre entre paraguayos, que se reactivó el domingo pasado, cuando el papa Francisco aún se encontraba en el país, donde difundió un mensaje de paz.

“Estos hechos criminales enlutan a toda la ciudadanía, a pocos días de la fiesta de la fe y la esperanza, de profunda alegría vivida con la visita del papa Francisco”, expresó la Conferencia.