Defensa nominal.

Finalmente, el propio vicepresidente de la República, Federico Franco, salió al paso de las críticas hechas por el presidente Fernando Lugo en su contra.