Debernardi propone un frente diplomático entre Gobierno y EPP, emulando a Colombia con las FARC

“Después de un secuestro te cambia la vida para siempre. Nosotros como familia hay un antes y un después, el temor es permanente”.

Fueron las declaraciones formuladas a “1000 Noticias” por el ingeniero Antonio Debernardi, esposo de María Edith Bordón, quien fue secuestrada en noviembre del 2001 y cuyo plagio fue atribuido a la facción armada del Partido Patria Libre, grupo que actualmente opera bajo la denominación de Ejército del Pueblo (EPP).

Debernardi se refirió al último enfrentamiento entre las Fuerzas de Tareas Conjuntas y el EPP que concluyó con el trágico desenlace de una pareja de ciudadanos alemanes asesinada.

Consideró que el último episodio perjudica a la imagen país en lo referente a futuras inversiones que puedan realizarse en Paraguay.

Asimismo opinó que hace falta una mayor presencia del Estado en el Norte, ya que el EPP aprovecha la ausencia del Gobierno para consolidarse en esa zona.

“Cualquier esfuerzo que se vaya haciendo va a ser siempre insuficiente, hay que dotar a las Fuerzas de Tareas Conjuntas de máximo que haya en tecnología, en asesoramiento y quizás en número de hombres”, sentenció.

Finalmente propuso la posibilidad de abrir un “frente diplomático”, ejemplificando lo ocurre en Colombia entre el gobierno de aquel país y la guerrilla de las FARC.