Confirman que la explosión fue post mortem.

Por su parte, el doctor Manuel Ruiz, médico forense que intervino en el caso del asesinato de la mujer en Azotey, confirmó que la bomba que fue colocada en la boca de la mujer y que explosionó destrozando la cabeza y el cuello de la víctima, fue colocada posteriormente a su ejecución.Advirtió además que cuestión debe ser investigada con mayor profundidad ya que otros grupos, aparte del EPP, podrían estar involucrados en hechos delictivos perpetrados en la zona.