A 46 años de la muerte de Brian Jones, miembro fundador de la banda The Rolling Stones

Hoy hace 46 años moría Brian Jones, miembro fundador y quizá la pieza más prolífica musicalmente de The Rolling Stones. Su muerte, aún salpicada por numerosos y variados interrogantes, se debió según fuentes oficiales a un ahogamiento que sufrió el músico en la piscina de su mansión.

Mucho se ha hablado y escrito sobre las amistades -solía codearse con personalidades como Morrison, Dylan o Steve Marriott-, el tormento o las adicciones de el Stone rubio. Sin embargo, conviene no olvidar que, bajo la sombra, fue el arquitecto compositor de algunas de las canciones más irresistibles de el grupo, en medio del furor sixtie.

Después de su muerte, la producción de discos y giras del grupo no disminuyó. Más aún a principios de los años 70’s en los que la formación londinense logró auparse en el liderato del rock mundial, con joyas como el Sticky Fingers o el celebradísimo Exile on Main Street.

No obstante, el factor sorpresa y la experimentación que aportaba este multiinstrumentista sería algo de lo que sus satánicas majestades adolecerían en las décadas siguientes, ni tan siquiera contando con el precoz y virtuoso talento de James Taylor.

Por ello, hoy quizá sea el día idóneo para reivindicar y festejar la figura de Brian Jones con su epitafio musical. La última excelencia con la que dejó al grupo de su vida y de su muerte.