Las lluvias caídas en Paraguay aliviaron algunos cultivos castigados por la sequía pero no llegaron al corazón de la zona sojera, donde los productores siguen esperando precipitaciones, como Itapúa, según indicó el Ing. Edgar Mayeregger, del Ministerio de Agricultura y Ganaderia.