Hace 49 años moría Juan Natalicio González, expresidente de la República

Jueves, 28 de Abril de 2016

Juan Natalicio González, fue presidente de la República desde el 15-VIII-1948 hasta el 30-I-1949. Su formación queda cumplida en su hogar. Problemas económicos lo traen a la Asunción en 1915, sumergiéndose desde entonces en el periodismo, actividad que nunca más abandonará, tanto en lo que concierne a lo literario como a lo informativo.

Era autodidacto, "doctorado en las ciencias del pueblo", según lo calificaba su amigo del alma, el ingeniero don Gabriel del Mazo.

Ingresó a la todavía Asociación Nacional Republicana el 8 de setiembre de 1916, constituyéndose en acompañante del Dr. J. Manuel Frutos, de cuyo diario "General Caballero" llegará a ser secretario de redacción.

Por haber dedicado un número de su revista "Guarania" (26 de diciembre de 1935) se lo ha filiado como discípulo del libelista reaccionario francés Charles Maurras, sin tener en cuenta que en 1924 ya había destinado desde la prensa periódica sublimes bodocazos a los ridículos dictadores Mussolini, de Italia, y Primo de Rivera, de España.

Haciendo abstracción de contundentes ejemplos habidos en nuestra América, Natalicio, pluma en ristre, se lanzó, no para él sino para sus correligionarios, a la conquista del poder, mágico horizonte cuyo resplandor ha derribado a más de uno.

Así Natalicio tendió las redes, aunque en verdad estaban aguardándolo, hacia el dictador de turno, el general don Higinio Morínigo, cuya cercanía le enajenará no escasas simpatías en el continente.

Casa con Lidia Frutos Alderete, sobrina, por parte de madre, de Eusebio Ayala y Antolín Irala.

Sus adversarios le reprochaban el haber ascendido al sillón de don Carlos "por procedimientos vedados en una democracia", náyade esquiva cuyos encantos continúan aún hoy día en disputa.

Entre sus logros deben citarse los siguientes: creación de la Dirección de Industrias Paraguayas; explotación de los servicios eléctricos; traslado de la Escuela Militar; Censo de tierras y plan arrocero.

Tarda un algo Natalicio en advertir que dos generales (Villasboa y Rolón) están jugando al "tova, mokõi", especie de ping-pong de reiterado ejercicio en nuestro ámbito. Pretende atajarlos, pero la suerte está echada y se decide a enviar la renuncia. Ocurre esto el 30 de enero de 1949. Viaja a la Argentina, donde resulta no ser santo de la devoción del "primer Perón", y enseguida a México, donde lo tratan decentemente.

Surge entonces, a pesar de la cuantía y calidad de sus obras y de su trayectoria intelectual, la propaganda del "Natalicio mondaha", o sea tras el derrocamiento, la calumnia. Y más tarde el olvido.

Muere en la capital de México el 6 de diciembre de 1966. Su esposa se suicida de inmediato. Diez días más tarde sus restos llegan al Paraguay.

Coronel Alfredo Ramos 2139 c/ Mariscal López.
Fernando de la Mora, Zona Norte

(021) 674-000
 0994674000