Mario Abdo pide perdón y promete ‘no les voy a defraudar’

El presidente de la República se trasladó hasta la Plaza de la Democracia, en donde se concentran colorados de diversos puntos del país, brindando respaldo a su gestión. Entre lágrimas, dijo que han sido los diez días más difíciles de su vida y que pasó momentos malos con su familia. No obstante, se mostró confiado en que "Dios da las peores batallas a sus mejores guerreros y acá están los mejores guerreros". 

Añadió que nada tiene que temer y que está con la conciencia tranquila, por lo que pidió al Congreso Nacional, tratar cuanto antes el juicio político en su contra, para devolver al país la paz y tranquilidad. "Marito nunca va a ser más importante que el Paraguay", refirió.

Señaló además que está dispuesto a enfrentar lo que sea. Afirmó además que no ha podido llegar al poder, instaló la crisis actual "porque no pueden llegar porque no han conquistado los corazones".

Audios